¿Qué es un Open House y cómo organizarlo?

Un Open House es una jornada de puertas abiertas de la casa que se está vendiendo. Esta técnica es empleada para aumentar y, sobre todo, centralizar el número de personas interesadas que acuden a ver la vivienda.

Ventajas que ofrecen los Open House

Aunque los Open House no eran muy frecuentes en España, desde hace unos pocos años se han vuelto tendencia; principalmente debido a la globalización. Cada vez son más las inmobiliarias que los emplean para condensar a su público objetivo en una única visita, y disfrutar de sus numerosas ventajas.

Los Open House presentan ventajas para todos los usuarios presentes en la venta: posibles compradores, propietarios y agentes. Mediante este tipo de visita, los posibles compradores pueden visitar la vivienda en venta de manera tranquila y distendida. Pueden observar cada estancia a su ritmo y con total libertad.

Los propietarios de la vivienda también obtienen una gran ventaja: pueden recibir de una sola vez a muchos de sus potenciales compradores. Esto es particularmente interesante cuando el propietario reside en la vivienda.

Por último, pero no menos importante, para la agencia este tipo de visitas ofrece varias ventajas. En primer lugar, un ahorro considerable de tiempo y desplazamientos, ya que se concentran muchas visitas en una sola. Y, además, el trabajo del agente es más apreciado por el propietario, ya que puede ver cómo se está trabajando por vender su casa.

Sin embargo, para poder organizar un Open House con éxito, es necesario tener en cuenta algunos factores muy importantes. A continuación, te contamos los pasos que debes seguir para hacer un Open House correctamente.

Consejos para organizar un Open House

Para poder organizar una jornada de puertas abiertas correctamente y que tenga el éxito deseado, es necesario que tengas muy presente los siguientes consejos.

Prepara la vivienda

En una jornada de puertas abiertas es imprescindible cuidar la imagen. La primera impresión que cause la casa, probablemente, sea la que se lleven los potenciales compradores.

Por eso, es importante acondicionar la vivienda para recibir las visitas. No solo se trata de tener la vivienda perfectamente limpia. Más allá de eso, se trata de prepararla, de tal manera que transmita una sensación hogareña, que enamore a los visitantes. La imagen transmitida por la vivienda debe transmitir que está lista para entrar a vivir en ella.

Adicionalmente, se recomienda siempre disponer de un buen catering y de merchandising de la agencia, para que los visitantes se lleven un método de contacto.

Anuncia correctamente la jornada

Un aspecto que muchas agencias pasan por alto es el de anunciar correctamente el evento. La improvisación en este tipo de eventos hace de ellos un total fracaso.

No solo hay que anunciarlo con el debido tiempo de antelación. También es sumamente importante que el anuncio termine en las manos adecuadas: las del cliente potencial para esa vivienda.

Para que la jornada de puertas abiertas sea un éxito rotundo, es necesario realizar una campaña de publicidad entre 20 y 15 días antes del evento. Con el fin de llegar a las personas indicadas, se suelen emplear diversos métodos.

Algunos de los más utilizados son: anuncios en la prensa, webs inmobiliarias, redes sociales, folletos, panfletos y telemarketing, entre otros.

Para todo ello, es necesario que la agencia invierta recursos. Según una experta en la materia: “muchas agencias pretenden hacer un Open House sin invertir en publicidad, personal y merchandising; y acaban fracasando.”

Escoge bien el horario

Un aspecto fundamental para que tu Open House tenga éxito es escoger el horario correctamente. Por lo general, se busca que sea amplio y fuera del horario laboral. De esa manera, podrá acudir un mayor número de personas.

Una forma de asegurar este aspecto de manera sencilla es realizar el Open House durante el fin de semana.

Prepara a tu equipo

Tu equipo de agentes inmobiliarios debe saber qué hacer durante el evento y cómo hacerlo. Debe saber cómo responder a cualquier duda de los visitantes, así como tener la capacidad para captar el interés en la vivienda y poder hacer un seguimiento posterior de los clientes.

Conclusión

Como hemos podido ver, el Open House ofrece grandes ventajas; tanto a clientes, como a propietarios y a las propias agencias. Sin lugar a dudas, es una excelente manera de mostrar una vivienda en venta a un amplio número de personas en un corto espacio de tiempo.

Aunque la venta no se suele obtener durante el transcurso de la jornada de puertas abiertas, se suele conseguir que varias personas queden interesadas en comprar la vivienda, para lo que es posible que quieran volver a visitarla.

Es decir, los Open House permiten realizar un filtrado rápido y sencillo de aquellas personas que están realmente interesadas en adquirir la propiedad.

De esta manera, se puede acelerar el proceso de venta de una vivienda. Incluso, en algunas ocasiones, es posible que haya varias personas interesadas en la vivienda y, por lo tanto, que el precio final de venta se vea incrementado.