Así están evolucionando los precios del alquiler de viviendas en los últimos meses

A pesar de la crisis sanitaria y la posterior entrada en recesión, el precio de la vivienda en alquiler en España parece seguir en buena forma. De hecho, la mayoría de los estudios llevados a cabo por distintas empresas de análisis señalan que hubo un ligero repunte en torno al 1% durante el segundo trimestre, que fue precisamente el periodo en el que tuvieron lugar las medidas de confinamiento para frenar la expansión del coronavirus.

Por el contrario, parece claro que la tendencia positiva de trimestres anteriores está muy cerca de concluir, y algunos expertos citan que si no lo ha hecho ya es porque, precisamente, el mercado ha estado prácticamente cerrado durante la crisis sanitaria, lo que ha mantenido los precios más estables de lo que, con bastantes probabilidades, hubiera ocurrido de no haberse producido este escenario tan atípico. Sin embargo, parece también darse por hecho que durante el tercer trimestre comenzarán los primeros ajustes, dada la contracción de la economía, el aumento del desempleo y la tendencia de muchos ahorradores a proponer decisiones sobre gasto hasta que se disipe parte de la incertidumbre que actualmente existe. 

Otra característica que parece repetirse en la mayoría de los análisis es que los mercados con mayor demanda, como las grandes urbes, aguantarán mejor el impacto de la crisis, pudiendo incluso volver a registrar alzas en el periodo final del año, siempre que no sobrevenga ningún otro ‘episodio no previsto’, como el recientemente vivido con la pandemia. De hecho, durante el segundo trimestre, Madrid y Cataluña volvieron a liderar los incrementos, mientras que el resto de comunidades se quedaron prácticamente planas, aunque con algún tímido repunte.

Cambian los tipos de vivienda

También cabe destacar que, para algunos especialistas, la actual coyuntura de recesión va a favorecer especialmente, dentro del mercado inmobiliario, a los alquileres, ya que los potenciales compradores de una vivienda desconfían sobre la evolución de la situación económica de cara a los próximos meses. Por ello, advierten, es muy probable que hasta comienzos del próximo año los arrendamientos aguanten mejor el tirón de lo que cabría esperar en otras circunstancias.

Como consecuencia de los rigores del confinamiento, están cambiando a gran velocidad las preferencias de los consumidores que desean alquilar un inmueble. Por ejemplo, los balcones y terrazas, los espacios amplios e, incluso, las viviendas unifamiliares han incrementado su popularidad, en detrimento de, por ejemplo, los pisos pequeños, aunque se encuentren en una gran ciudad y tengan un buen emplazamiento en el centro. En paralelo, el crecimiento del teletrabajo ha provocado que los usuarios quieran localizaciones donde los espacios de ocio y de desempeño profesional queden claros.

La herramienta pública para vigilar los alquileres

A comienzos de julio, el Gobierno puso en marcha el Sistema Estatal de Índices de Alquiler de Vivienda para que los ayuntamientos y comunidades puedan tomarlo como referencia de cara a evitar futuras subidas de las rentas de los alquileres. Detrás de este primer paso está un potencial sistema de limitación de los precios de arrendamiento en las ciudades y zonas más tensionadas, que, en todo caso, parece todavía lejano en el tiempo.

Por el momento, el índice refleja la evolución de precios desde 2015 hasta 2018, y para su elaboración, se han analizado 11,2 millones de arrendamientos de los últimos cuatro años; además de contar con datos anuales basados en información de 1,7 millones de inmuebles (1,5 millones de arrendamientos en vivienda colectiva y 0,2 millones de vivienda unifamiliar).

Entre las principales conclusiones iniciales que se han obtenido por el momento, destaca que, en esos cuatro años, las subidas de los alquileres en Barcelona fueron del 17%, de Madrid del 13% y de Valencia del 16%. Los municipios costeros fueron, sin embargo, los que mayores incrementos porcentuales experimentaron, destacando los casos de Estepona (25%), Santa Eulalia del Río (25%), Calvià (24%), Granadilla de Abona (24%), Arrecife (24%), Fuengirola (21%) o Terrassa (21%).

En 2018, Madrid fue el municipio con el mayor número de viviendas alquiladas con 217.307, seguida por Barcelona, con 110.190, y Valencia, con 42.188.